Para la ONU, el Silala es un caso de “alto riesgo” y el más vulnerable en el continente

La Paz, 7 de abril (Revista Oxígeno).- El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP por sus siglas en inglés) publicó el 2007 un informe en el que indica que el diferendo entre Chile y Bolivia por las aguas del Silala es de “alto riesgo”. “La cuenca del Silala obviamente es la más vulnerable del continente”, se lee en el documento.

La situación diplomática existente entre ambos países, la falta de estructura de manejo, el contexto histórico y la ausencia de un acuerdo sobre si la cuenca es internacional o no, son los motivos principales, según el estudio “Vulnerabilidad y Resistencia Hidropolíticas en Aguas Internacionales – América latina y el Caribe”.

El dosier de 154 páginas que fue dirigido por la Universidad Estatal de Oregón, EEUU, considera que el caso Silala “es un ejemplo actual de la forma en que las fuerzas políticas y socioeconómicas pueden causar un conflicto por un cuerpo de agua”.

Los datos históricos

Por ejemplo, toma en cuenta datos históricos como la concesión hecha por Bolivia en 1908 a The Antofagasta-Bolivia Railway Company Limited para abastecer de agua al ferrocarril que recorría la ruta Antofagasta – Oruro; el intento boliviano de cobro retroactivo de 40 años de uso de las aguas ante la advertencia de que Chile desvió el recurso hídrico para la minería en 1962, cuando los motores diesel reemplazaron a los de vapor.

Asimismo, destaca que el 2000 se hizo una concesión de las aguas de Silala a Ductec SRL, compañía boliviana que luego decidió cobrar por el recurso hídrico a la compañía chilena de minería del cobre Codelco y al Ferrocarril Antofagasta- Bolivia sin lograr resultados positivos.

Silala_Cuadro_1

La convención de 1997

Otro punto que toma en cuenta el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente son las posiciones que asumieron ambos países respecto a la Convención de las Naciones Unidas sobre los Usos No Navegables de Cursos de Aguas Internacionales de 1997.

Chile, que considera que el Silala es un río internacional, se basa en esta convención para indicar que tiene derecho a una parte “razonable y equitativa” del agua.

“Es interesante notar que Chile votó por esta Convención mientras que Bolivia se abstuvo (…). De ahí, que Chile cree que no debe pagar por el uso del Silala y no lo ha hecho hasta el presente. Chile no reconoce la concesión del Silala a DUCTEC, porque Chile ha afirmado el derecho de soberanía sobre el agua considerada como un curso de agua internacional”, según el estudio de la UNEP.

La situación de las relaciones diplomáticas entre Chile y Bolivia no fue dejado de lado debido a que no cuentan con embajadores y que solo intercambian cónsules.

“En la superficie, el debate parece ser sobre si el río Silala es una cuenca internacional o no. Pero, a causa de cuestiones subyacentes en materia de política, economía, soberanía e historia, el Silala ha llegado a ser una de las cuencas más vulnerables en el mundo desde el punto de vista hidropolítico. Los motivos tales como el uso del agua por parte de Chile para su industria minera de cobre de relevancia mundial, y las amenazas de Bolivia de cortar el agua si Chile no otorga la tierra para un puerto boliviano en el Pacífico no son asuntos pequeños de fácil resolución”, se lee en el informe.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las conclusiones

En el punto de conclusiones, el informe  del 2007 sostiene: “La cuenca del Silala obviamente es la más vulnerable del continente. Bolivia y Chile no logran concordar en si la cuenca es internacional o no, y han tomado posiciones fuertes en el asunto. La parte boliviana amenazó con cortar el agua y ambos países han discutido ir a la Corte Internacional de Arbitraje. Considerando que las relaciones chileno-bolivianas ya son tensas, este tema tiene la posibilidad de exacerbarse aún más”.

En 2009, Bolivia y Chile estuvieron a punto de firmar un acuerdo en el que se determinaba que Chile debía pagar hasta un 50% de las aguas consumidas hasta la fecha hasta que un estudio dé a conocer el origen de todo el afluente del Silala. El acuerdo no se llevó a cabo.

El presidente Evo Morales instruyó el 23 de marzo que la Dirección Estratégica de Reivindicación Marítima (Diremar) analice qué posibilidades existen para demandar a Chile por el uso ilegal del recurso hídrico.

“Si Chile nunca nos ha devuelto ni ha reconocido las aguas del Silala, ahora por una demanda tiene que reconocer que son de Potosí y de los bolivianos”, sostuvo el domingo.

///

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s