La dictadura castrista levanta restricciones a los cubanos para viajar en cruceros desde y hacia los EEUU

22 de abril (Infobae).- El gobierno de Raúl Castro anunció este viernes el fin de las restricciones para los viajes de cubanos por vía marítima, vigentes desde hace décadas, un impedimiento que mantenía en suspenso la reanudación de cruceros entre los Estados Unidos y la isla.

Las medidas, que entrarán en vigor el martes próximo, permitirán el ingreso y salida de cubanos como pasajeros y tripulantes de buques mercantes y cruceros, señaló una nota oficial difundida por el periódico Granma.

Por su parte, el director general de Carnival Corp.Arnold Donald, dijo en un comunicado de prensa que el primer crucero en más de 50 años entre los Estados Unidos y Cuba partirá el 1 de mayo de MiamiEl viaje se hará a bordo del buque Adonia, con capacidad para 704 pasajeros.

Donald dijo que Carnival negoció un cambio en una política cubana que prohibía a las personas de origen cubano partir o llegar a la isla por mar. El empresario agregó que sus cruceros serán tratados ahora igual que los aviones.

Carnival se adhirió inicialmente a la política de Cuba al impedir a los exiliados cubanos que reservaran pasajes en el crucero, lo que provocó protestas y una demanda.

El comunicado del régimen cubano publicado en el diario Granma

El 22 de marzo de 2016, la compañía estadounidense de cruceros Carnival firmó contratos con empresas cubanas, para iniciar operaciones entre los EEUU y Cuba a partir del mes de mayo del presente año.

Previamente, el 16 de febrero se firmó un acuerdo para el establecimiento de vuelos regulares entre Cuba y los Estados Unidos.

Como se mencionó en la nota publicada por el periódico Granma el 16 de octubre de 2012 sobre la actualización de la política migratoria y la necesidad de ajustarla a las condiciones del presente y futuro previsible, además de las me­didas que entraron en vigor el 14 de enero de 2013, se informó que paulatinamente se adoptarían otras relacionadas con el tema mi­gra­torio.

Como continuidad de este proceso de estudio de las normas migratorias, el Gobierno de la República de Cuba ha decidido adoptar las disposiciones siguientes.

  1. Autorizar la entrada y salida de ciudadanos cubanos, con independencia de su condición migratoria, en calidad de pasajeros y tripulantes en buques mercantes. Para enrolarse co­mo tripulantes en buques mercantes, los ciudadanos cubanos residentes en el territorio nacional, deberán hacerlo a través de las instituciones empleadoras establecidas.
  2. Autorizar la entrada y salida de ciudadanos cubanos, con independencia de su condición migratoria, en calidad de pasajeros y tripulantes en cruceros. Para enrolarse como tripulantes en cruceros, los ciudadanos cubanos re­sidentes en el territorio nacional, deberán ha­cerlo a través de las instituciones empleadoras establecidas.

Las dos medidas anteriores, entrarán en vigor a partir del 26 de abril de 2016.

  1. Autorizar de forma gradual y una vez creadas las condiciones, la entrada y la salida de ciudadanos cubanos, con independencia de su con­dición migratoria, en calidad de pasajeros y tripulantes en embarcaciones de recreo (yates). La puesta en práctica de esta medida será anunciada oportunamente.

Se reitera que los ciudadanos cubanos que residen en el territorio nacional tendrán que disponer del visado del país o países a visitar.

En el contexto actual de las relaciones con los Estados Unidos, se han sostenido intercambios entre autoridades de ambos países para abordar temas relacionados con la aplicación y cumplimiento de la ley, el terrorismo, la seguridad de la navegación marítima y el tráfico de personas, así como de los viajes y el comercio, entre otros temas relacionados con la seguridad nacional de Cuba y los EEUU, con el objetivo de promover la cooperación bilateral de beneficio mutuo.

Será importante avanzar en la concertación y funcionamiento de mecanismos de cooperación bilateral en estas esferas para prevenir y enfrentar la realización de acciones terroristas contra Cuba, que fueron las que dieron origen a la regulación que estableció que los ciudadanos cubanos residentes en el exterior debían entrar a nuestro país por vía aérea, adoptada por la necesidad de prevenir la utilización de embarcaciones para la realización de estos ac­tos, de los que Cuba ha sido víctima en nu­me­rosas ocasiones desde el triunfo de la Re­vo­lución en 1959.

Contrasta con estas medidas la persistencia de la prohibición a los ciudadanos estadounidenses a viajar libremente a Cuba.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s