Así se ve Marte en 360 grados

28 de abril (Infobae).- La sonda Curiosity, enviada por la NASA al “planeta rojo”, finalizó un recorrido por los terrenos más escarpados que atravesó a lo largo de 44 meses de misión.


El robot logró subirse a la Meseta Naukluft del Monte Sharp a principios de marzo, luego de haber pasado varias semanas investigando dunas de arena.

El lecho de roca arenosa de la meseta ha sido tallado por millones de años de erosión eólica. El camino de aproximadamente un cuarto de milla (el equivalente a 400 metros) hacia el oeste a través de él conduce la sonda Curiosity hacia superficies más lisas que llevan a capas geológicas de interés científico.

La rugosidad del terreno en la meseta generó preocupación sobre que podría ser perjudicial para las ruedas de Curiosity, como lo era el terreno que atravesó antes de alcanzar la base del Monte Sharp.

Agujeros y desgarros en las ruedas de aluminio de la sonda se descubrieron en 2013, y el equipo que la maneja respondió con un ajuste en la ruta, una revisión de cómo el terreno local es evaluado y con el refinamiento acerca de cómo se evalúa y de cómo los paseos son planeados. Extensas pruebas realizadas en la Tierra proporcionaron información sobre la vida útil de las ruedas.

El equipo de la sonda sigue de cerca el desgaste de las seis ruedas de Curiosity. “Nosotros inspeccionamos en forma cuidadosa y cambiamos el sentido en el que van las ruedas”, aseguró Steve Lee, subdirector del proyecto en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA (JPL, por sus siglas en inglés) en Pasadena, California.

“Las grietas y perforaciones se han ido acumulando gradualmente al ritmo que esperábamos, sobre la base de las pruebas que se realizaron en el JPL. Dadas nuestras previsiones de vida útil, estoy seguro de que estas ruedas nos llevarán a los destinos en el Monte de Sharp que han estado en nuestros planes desde antes de aterrizar”, agregó Lee.

La inspección de las ruedas después de cruzar la mayor parte de la meseta de Naukluft ha indicado que, mientras que el terreno presenta desafíos para la navegación, la conducción a través de ella no aceleró el daño de las ruedas.

El futuro

El próxima paso en la ruta de la sonda será retornar a un tipo de lago de lutita cuya superficie fue examinada previamente. En el Monte Sharp están tres unidades geológicas que han sido destinos clave para la misión desde que fue elegido el lugar de aterrizaje, según publica el sitio web de la Nasa.

Una de las unidades contiene un mineral de óxido de hierro llamado hematita, que fue detectado desde la órbita. Justo por encima se encuentra una banda rica en minerales de arcilla y, a continuación, una serie de capas que contienen los minerales que llevan azufre llamados sulfatos.

Al examinar estos minerales con Curiosity, los investigadores esperan obtener una mejor comprensión de cómo las antiguas condiciones ambientales se tornaron favorables para la vida microbiana, y si ésta estuvo presente siempre en Marte, antes de que las condiciones se volvieron más secas y menos favorable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s